Saltear al contenido principal
La Danza De Las Oseznas

La danza de las oseznas

Antiguamente en el santuario de Artemisa en Brauron, se realizaba un gran festival dedicado al culto a la diosa. Este incluía una procesión que iba desde Atenas hasta el templo, competiciones artísticas y juegos de persecución para las niñas atenienses. También se realizaba un ritual llamado Arkteia, que consistía en una danza realizada por las jóvenes, donde estas danzaban alrededor de un altar con túnicas color azafrán, como disfraz de oso. Eran conocidas como oseznas.

La danza de las oseznas hace referencia a la práctica del rito de paso que en la antigua Grecia las jóvenes, Arktoi, (oseznas) protagonizaban en honor a la diosa Artemisa. Dicho rito simbolizaba la transición de la infancia a la edad adulta antes de que la joven asumiera los convencionalismos sociales propios del matrimonio.

Mediante los ritos y durante ese tiempo consagrado a la diosa, las niñas aprendían a permanecer fieles a su naturaleza original, a no alejarse de su poder esencial. Libres aún de las normas sociales sobre cómo convertirse en mujeres y bajo la protección de Artemisa, acuñaban su pertenencia a lo esencial femenino, para no caer en el olvido de sí mismas y de su referencia interna antes de adentrarse en el mundo de adultas.

El mito de Artemisa describe a esta como la diosa del arco de plata y las flechas, cuyo reino es la naturaleza salvaje donde caza con objetivo certero junto a sus ninfas. Artemisa fue la única diosa que acudió en defensa de las mujeres cuando estas lo necesitaron, incluso ayudó a su madre Leto en el parto de su gemelo Apolo. Por esto se le consideraba protectora de los procesos biológicos femeninos y de las chicas jóvenes.

Artemisa representa el arquetipo de la diosa virginal, que más allá del plano físico, simboliza la predisposición psicológica en la mujer de ser íntegra, una en sí misma, ayudándola a realizarse y a valorarse por ella misma, sin depender del aspecto relacional con los hombres. El arquetipo se caracteriza por la vivencia de relaciones igualitarias con los hombres, por dar un sentido de hermandad y solidaridad a las relaciones entre mujeres y representa también la capacidad de la consciencia de enfocar la energía y la acción en el logro de objetivos que son significativos para la mujer.

Volver arriba